Demanda paso a paso.

No es una situación en la que desea uno verse pero puede suceder, y de hecho ocurre, que la vida se complica realmente y surge la necesidad ineludible de interponer una demanda para hacer frente a un problema. Este recurso se encuentra al alcance de cualquier persona o ciudadano pero exige un lenguaje técnico jurídico determinado y el riguroso  cumplimiento de ciertos pasos. Lo más recomendable es acudir a un servicio legal profesional pero nunca está de más conocer en qué consiste el proceso. 

En primer lugar, para que tenga validez, la redacción debe ser explícita y detallada. Debe indicar  claramente cuál es el órgano jurisdiccional al que se dirige la demanda, cuáles son las partes que intervienen incluyendo datos personales, cuál es la “causa petendi”(explicación del hecho de la demanda y el derecho en el que se fundamenta) y en qué consiste exactamente la solicitud. Todo ello con el empleo de la terminología apropiada, orden y absoluta claridad. Además debe incluir todos los documentos adjuntos necesarios que contribuyan al entendimiento y esclarecimiento de los hechos.

Una vez aceptada a trámite, el demandado recibe una notificación con un plazo de 20 días para dar respuesta aunque, por lo general, las partes se reúnen con antelación y con ánimo conciliador para alcanzar algún acuerdo y ahorrarse el resto del costoso procedimiento judicial. No obstante, y para agilizar y facilitar la resolución de cualquier  posible conflicto, resulta conveniente contar con el apoyo de un abogado. Y es que solo un profesional cuenta con la capacidad, la formación y el conocimiento para llevar adecuadamente la representación legal y el desenlace al mejor término posible. 

Surgen preguntas? Para la resolución de cualquier duda jurídica relacionada con este tema o cualquier otro, el equipo profesional de AGOTE ABOGADOS queda a su entera disposición.

Confidencialidad absoluta y respuestas claras en cada consulta.

Fuente:  okdiario / noticias jurídicas

Ir arriba