Romper la orden de alejamiento.

El establecimiento de una orden de alejamiento responde a la necesidad de proteger a cualquier persona que haya sido víctima de amenazas, acoso o maltrato y que haya visto puesta en peligro su vida o integridad física. Por norma general ni quien ha sufrido los daños ni la persona agresora poseen la disponibilidad de la pena ni la medida cautelar de alejamiento pero ¿qué ocurre cuando la víctima solicita o reclama un acercamiento?

Esta propuesta no implica la comisión de ningún delito en lo que respecta a la víctima pero sí para el agresor que sabe que no puede aproximarse ni aun cuando la víctima lo pida. Es decir, debe cumplir a todos los efectos la orden y bajo ningún concepto puede quebrantarla. No porque lo haga a petición de la víctima, su responsabilidad penal se verá reducida así como tampoco se le aplicarán atenuantes. Solo, y si no concurrieran circunstancias agravantes, se le podría imponer una pena en su grado mínimo.

Otra cosa es si existe algún tipo de dictamen judicial previo por el que se entiende que la víctima debe ser condenada por inductora o cooperadora en la reanudación de la convivencia. Se trata de un supuesto muy singular y contrario al sentir general ya que no resulta precisamente fácil comprender la razón por la que acabar condenando a quien es el sujeto pasivo de la amenaza. Por esta razón, y dadas las especiales características de este tipo de escenarios, se parte de la consideración de que la víctima no puede convertirse en cooperadora de un delito que, por otra parte, está pensado para su protección.

En definitiva, queda claro que el terreno legal es sumamente delicado y exige extremar la atención, el tacto y la profesionalidad de cada acto para asegurar la efectiva defensa de las víctimas. De ahí que contar con el apoyo legal de un equipo especializado y con experiencia se demuestra más necesario que nunca.

¿Surgen dudas? Para la resolución de cualquier cuestión jurídica relacionada con este tema o cualquier otro, el equipo profesional de AGOTE ABOGADOS queda a su entera disposición.

Confidencialidad absoluta y respuestas claras en cada consulta.

Ir arriba