Pagar sin figurar.

El panorama familiar se ha transformado notablemente a lo largo de los últimos años. Y es que como consecuencia de los divorcios y separaciones conyugales, surgen nuevas relaciones y con ellas nuevos escenarios relacionales y materiales. De hecho, no solo surge la necesidad de  adaptar la convivencia de los distintos miembros sino de regular, si se desea, la confluencia de propiedades.

Con frecuencia estas nuevas parejas prefieren evitar la unión matrimonial y pactan libremente el régimen económico por el que se quieren regir. Precisamente, el Tribunal Supremo entiende que no por iniciarse una relación debe surgir de forma automática la comunidad de bienes. De ahí que surjan acuerdos de muy diversa índole en función de los intereses particulares en cada caso.

Más allá de los convenios oportunos que adopten sobre los bienes que tengan o adquieran durante la relación, se considera propietario de la vivienda únicamente a aquella persona que figure en la escritura pública de compraventa inscrita en el registro de la propiedad. Esto significa que cualquier otra persona que no aparezca en el documento carece de cualquier tipo de derechos sobre ella. Así, en el caso de desear el reconocimiento de la condición como copropietario, habrá que ejercitar las acciones judiciales oportunas.

Es decir, cuando se paga pero no se figura en el contrato de compra, se hace necesario acreditar la existencia de la unión, su funcionamiento como matrimonio (aun no siéndolo) y que la adquisición y  disfrute de los bienes es o ha sido conjunta. Y, por supuesto, en cada caso concreto, se deberán aportar las pruebas que acrediten las relaciones económicas entre las partes o, en caso de separación, hasta el momento de la disolución de la pareja.

No obstante, para la resolución de cualquier duda jurídica relacionada con este tema o cualquier otro, el equipo profesional de AGOTE ABOGADOS queda a su entera disposición. Confidencialidad absoluta y respuestas claras en cada consulta.

Fuente: elconfidencial/ lainformación/Mundojurídico

 

Ir arriba