Delitos y discapacidad.

Delitos y discapacidad: ¿Qué ocurre cuando la víctima de un delito es una persona enferma en situación de especial vulnerabilidad? Lo cierto es que la ley está concebida para procurar  castigo a los actos criminales pero cuando quien sufre los daños es alguien con unas condiciones especialmente frágiles, la dureza de su ejercicio se extrema. De hecho, se considera que la muerte alevosa de una persona con discapacidad es más grave que la de un mayor de edad que es asesinado mientras duerme. Y es que, si están más indefensos, necesitan mayor protección.

La razón última es que, en este tipo de casos, se estima que el autor del acto delictivo se aprovecha, precisamente, de esa falta de reacción defensiva por parte de la víctima. Ante esta situación el ordenamiento jurídico  necesita ser más incisivo e implacable. Por este motivo, cuando se habla de asesinato en sus distintas modalidades que perjudican a un grupo social tan delicado, las leyes fijan unas penas que no solo pueden ser agravadas sino hiperagravadas. Y esto es lo que consiente la imposición de la prisión permanente revisable (la figura más próxima a lo que popularmente se conoce como «cadena perpetua».

Todas ellas son conclusiones que derivan de la experiencia jurisprudencial en la que se observa cómo los Tribunales buscan castigar con especial rigor a aquellos que se aprovechan de la indefensión de estas personas. Delincuentes que actúan con alevosía y que se aprovechan del desamparo y enfermedad de sus víctimas. Y, puesto que no se puede obviar este contexto tan delicado, la ley debe hacerse presente con medidas tan severas como el encarcelamiento  (revisable) permanente.

¿Surgen preguntas ? Para la resolución de cualquier duda jurídica relacionada con este tema o cualquier otro, el equipo profesional de AGOTE ABOGADOS queda a su entera disposición.

Confidencialidad absoluta y respuestas claras en cada consulta.

 

Ir arriba