Accidentes de tráfico y secuelas.

Cuando se sufre un accidente de tráfico puede ocurrir que aparezcan secuelas, entendidas como aquellas lesiones, limitaciones, dolores o cicatrices que restan una vez se obtiene el alta médica. En este sentido se distingue entre aquellas de carácter temporal, que se curan en un plazo concreto y relativamente corto y las secuelas, en sentido estricto, que no desaparecen o lo hacen en un margen largo de tiempo.

También se establece una distinción, según la Ley del Baremo de Tráfico, entre las que son funcionales, es decir, que producen limitaciones o dolores, y las estéticas, que únicamente afectan a la imagen de la persona accidentada. Así, cuando se habla de la indemnización por punto de sutura se suele hacer referencia a estas últimas. Y es que existe una confusión terminológica entre punto de sutura y punto de secuela. Ambos términos se refieren a cuestiones similares en algunos extremos, pero radicalmente diferentes en otros. Pero lo que el baremo de accidentes declara indemnizables son los puntos de secuela (no de sutura).

La norma establece que cuanto más aparatosa y  visible sea la cicatriz, mayor será el número de puntos de secuela. Y en consecuencia, superior la indemnización. Ahora bien, también se tiene en cuenta la localización de la marca ya que no es lo mismo una herida en la pierna o en el pie que en la cara. Dicho en otras palabras, la indemnización aumenta cuanto mayor sea el perjuicio estético.

No obstante la determinación del valor de la indemnización resulta un proceso complejo en el que intervienen matices que pueden suponer una clara diferencia. Así hay que tener en cuenta, por ejemplo, que si el accidentado, para su restablecimiento, debe someterse a algún tipo de intervención quirúrgica, esta debe ser indemnizada. Se prevé, de hecho, una horquilla que oscila de los 400€ a los 1.600€ para cada una de esas operaciones cuyo coste dependerá de la dificultad que entrañe.En otras palabras, no se trata del tamaño de la cicatriz o de su ubicación únicamente sino de la necesidad de intervenir quirúrgicamente y del factor de riesgo que exista en cada caso.

No obstante, para la resolución de cualquier duda jurídica relacionada con este tema (o cualquier otro), el equipo profesional de AGOTE ABOGADOS queda a su entera disposición. 

Confidencialidad absoluta y respuestas claras en cada consulta.

Fuente: fmabogados/mundojurídico

 

 

Ir arriba