Abuso con prevalimiento.

Cuando se habla de abuso sexual con prevalimiento se hace referencia a la situación en la que se produce un contacto sexual que cuenta con el consentimiento forzado de la víctima. Es decir, que esta concede porque el agresor ha hecho valer su manifiesta superioridad y ha coartado, de alguna manera, su libertad. 

Esa ventaja de poder del atacante puede estar determinada por diferentes aspectos. Uno de ellos es la  jerarquía social que puede viciar a la víctima haciéndola sentir inferior y prácticamente en la obligación de tener que  acceder, contra su voluntad, a las pretensiones del violador. Pero este abuso también puede producirse en el plano moral.  Cuando así sucede, la persona se aprovecha de la autoridad de índole ética de la que disfruta y la utiliza en su beneficio para cohibir la resistencia de la víctima y llevar a cabo su actividad delictiva.

Pero estas extralimitaciones que se apoyan en una relación de superioridad socio-personal no solo se producen con menores de edad sino en otros muchos casos. Por ejemplo, cuando el agresor hace prevalecer su posición de mando en el organigrama de una asociación para crear una situación de cercanía con la víctima y, una vez instaurado el vínculo de amistad, buscar la satisfacción de sus deseos sexuales.

Otras fórmulas de prevalimiento son la relación de parentesco que puede servir al autor del delito a adoptar una posición ventajosa y de superioridad respecto a la víctima y alcanzar su objetivo de una manera mucho más fácil y exitosa. O incluso, el carácter público de la víctima puede constituir un medio para presionar y obtener un consentimiento que queda muy lejos de ser voluntario.

Pero a lo largo del Código Penal también se pueden encontrar algunos delitos concretos en los que existen tipos especiales de prevalimiento por aprovechar una situación general de superioridad y que, además, suponen un agravante específico. Se trata de las agresiones sexuales o abusos sexuales, prostitución, tráfico de inmigrantes, tráfico de influencias, delitos societarios, acoso sexual, o descubrimiento y revelación de secretos por funcionario, entre otros.

¿Surgen preguntas? Para la resolución de cualquier duda jurídica relacionada con este tema o cualquier otro, el equipo profesional de AGOTE ABOGADOS queda a su entera disposición.

Confidencialidad absoluta y respuestas claras en cada consulta.

Fuente:  conceptosjurídicos.

Ir arriba